Nada que hacer en Ngwe Saung

Cuando planeabas qué visitarías en Myanmar había algunos destinos sobre los que no tenías ni que pensar. Bagán, Mandalay, Yangón… Estaba claro que ibas a ir a todos estos sitios, porque sólo el sonido de sus nombres ya te seduce. Pero una vez que estás dando vueltas por aquí comienzas a plantearte destinos nuevos. Miras y remiras el mapa de Birmania y resulta que tiene costa, aunque tú nunca le hayas prestado atención. La bahía de Bengala, el mar de Andamán… ¿Cómo será todo esto?

Pensando un poco… si no está tan lejos de las playas espectaculares de Tailandia y el país sólo se ha abierto recientemente al turismo, tanto que hay grandes zonas aún restringidas a los extranjeros… ¡las playas birmanas tienen que ser un paraíso!

playa_ ngwe_saung_Birmania_Myanmar

Comienzas a informarte un poco más y decides cuál va a ser tu destino playero y de relax por estos lares: Ngwe Saung. Con ese nombre que en principio parece tan impronunciable (N-né Son, para orientarte), Ngwe Saung es un pueblecito en el que no hay absolutamente nada que hacer y ese es precisamente su encanto.

Algunos hoteles salpican ya su primera línea de playa pero, por suerte, aún no son muchos y, tras dar una vuelta para intentar encontrar el más barato, ves que la mayoría de ellos parecen abandonados, cerrados desde hace tiempo, con los tejados de palmera rotos y la arena agolpándose en las puertas de los bungalows. Después te enteras de que durante la temporada de lluvias hay poco que se pueda hacer por mantenerlos en unas condiciones más o menos aceptables, así que simplemente los dejan morir para resucitarlos unos meses después.

Tras un duro regateo consigues un bungalow para ti solita justo al lado de la playa, aproximadamente a un minuto y medio de la orilla a ritmo tranquilo. Las condiciones son de los más básico, pero tampoco te hace falta más. Entonces te dispones a hacer la que será una de tus actividades principales durante los próximos cuatro días: pasear. Las otras serán comer pescado, leer y bañarte en la playa. En aguas que parecen caldito, eso sí.

playa_ ngwe_saung_Birmania_Myanmar

El primer día, mientras ibas de camino a la aldea para buscar un sitio donde cenar, disfrutas de tu primera puesta de sol en esta playa y es tan espectacular que crees que has visto poco atardeceres tan bonitos en toda tu vida. Lo envuelve todo, parece que estuvieras metida en una campana que amplifica los colores y que los refleja de punta a otra de la campana. Te quedas tan embobada que se te hace de noche en la playa y tienes que apurarte para encontrar el camino al pueblo.

atardecer_playa_ ngwe_saung_Birmania_Myanmar

playa_ ngwe_saung_Birmania_MyanmarAl día siguiente, el plan es el mismo, paseo, baño, lectura, comida, lectura, baño, paseo. Pero, además, te da tiempo a ver cómo es la vida de la gente de Ngwe Saung. La playa es su vida, su hogar. Es una extensión más de sus casas y la usan como tal. Los niños echan la tarde en la orilla jugando al fútbol y los mayores van a buscar la paz que da el mar. Otros la usan como el más cómodo de los caminos para llegar de un lado al otro del pueblo. Y para todos es su fuente de vida y de riqueza.

Esto es lo genial de Ngwe Saung. Apenas se ven turistas y la gente con la que te cruzas en la playa simplemente está haciendo su vida, una vida tranquila y relajada que se refleja en los ojos y la sonrisa de aquellos que la viven.

Los pocos turistas con los que te encuentras durante estos días son en su mayoría birmanos. Los distingues porque, por pudor, se bañan totalmente vestidos, con vaqueros, chaqueta y hasta bufanda si hace falta. Esto, sumado a que la mayoría de ellos no sabe nadar, da como resultado unas cifras altísimas de ahogamientos en el mar. Si ya te cuesta trabajo nadar, ¿imaginas hacerlo con un vaquero, con lo que eso pesa cuando está mojado?

Con reflexiones tan profundas como ésta es como van pasando el tiempo en Ngwe Saung. Después de cuatro días dedicada a tales menesteres y en contra de lo que te pide el cuerpo, vuelves a empaquetar todo en tu mochila y te dispones a echarte encima unas cuantas horas de autobús. Mientras, piensas que, aunque quizás estas playas no tienen la belleza asombrosa de las de Tailandia, sí tienen la magia de lo inexplorado, del territorio casi virgen y de la soledad buscada. Así que vas hacia la siguiente ciudad contentísima de haber conocido este paraíso antes de que se convierta en una copia de las playas del país vecino, rebosando turistas por los cuatro costados.

playa_ ngwe_saung_Birmania_Myanmar

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Pin on PinterestEmail to someone

11 comentarios en “Nada que hacer en Ngwe Saung

  1. Andrea

    Me encanta, menudas experiencias! leer tus aventuras me emociona, y para qué negarlo, me da mucha envidia!!
    Ojalá algún día pueda hacer lo que haces! 😀

    1. Marta

      Hola, Andrea. ¡Encantada de tenerte por aquí! :)
      A mí un día, cuando dejé un comentario similar al tuyo en un blog de viajes, me dijeron “si ya lo has pensado y te han entrado las ganas, algún día terminarás haciéndolo”. Y así fue. Hoy estoy firmemente convencida de ello, así que ya sabes… ¡sólo tienes que buscar tu momento! 😉
      Un abrazo.

  2. Markus de Viena

    Marta!

    Tanto tiempo sin vernos. Claudia me he dado la ubicación del blog tuyo. Así que estoy leyendo y me gusta cantidad. Me alegró que evidentemente te lo pasas muy bien. sigue así. y yo sigo leyendo.

    Antes de que se me olvide un comentario más. Los vaqueros hundidos solamente pesan lo que pesan más que el aqua. Por eso casi no pesan. Pero si que molestarán porque no te puedes mover libremente como en bañador. Siento ser Klugscheisser 😉

    Un abrazo fuerte,
    Markus (con Angelika, Carolina, Nikolaus)

    1. Marta

      ¡Hola Markus!Qué alegría me da verte por aquí después de tanto tiempo… :)
      ¡Gracias por tu apunte acerca de los vaqueros, tienes toda la razón! jajaja
      Lo mismo tengo que acabar mi vuelta al mundo en Viena para que sea completa y así os doy un abrazo a Angelika, a los niños y a ti. Mientras, dáselos tú de mi parte. ¡Y a los Marschall!
      Cuidaos mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>