Cómo decirlo en tu casa (y no matarlos de un infarto)

Unos días antes de las últimas Navidades tuve una conversación por teléfono con mi madre más o menos como ésta:

  • ¿Mamá? Hola, ¿qué tal, cómo llevas hoy el resfriado?
  • Bien, bien, mucho mejor. Oye, una cosa… ¿Has pensado ya qué vas a querer este año por Reyes?
  • Pues… no lo tengo claro, creo que dinero.
  • ¿Dinero? ¿Para qué, qué te quieres comprar?
  • Una cosa… Ya te enterarás.
  • ¿Qué es, para un viaje, no? ¿Adónde quieres irte ahora?
  • Claro, para un viaje, ¡un viaje al Mundo!
  • ¿Pero adónde?
  • Pues al Mundo, mamá, a dar la vuelta al Mundo.
  • ¡¡Anda ya!! Cómo vas a irte a dar la vuelta al Mundo… Y dejar tu trabajo y todo…

Después de esta conversación, y otras parecidas, se te empieza a formar un nudo en la garganta cada vez que piensas en decir en casa que vas a dejarlo todo y que durante un año vas a estar viajando por ahí. Por lo menos a mí me pasaba. Y fueron varios los días que tenía preparado soltar la bomba y al final terminaba reculando y dejándolo “para mejor ocasión”…

Mamá con tila

A falta de tres meses para coger el vuelo, me pareció que no podía esperar más, o la conversación pronto iba a ser “¿Mamá? Hola. Mira, que esta tarde voy a ir a haceros una visita. Ah, por cierto, y que después no me veis el pelo más en un año.”

Yo solita me monté un sermón enorme y bien argumentado acerca de buscar la felicidad en la vida, de perseguir los sueños y de no dejar que el tiempo se nos escape sin más. El discurso quedaba redondo. Al menos en mi cabeza.

Y finalmente llegó el día en que no podía dejarlo pasar más. Venían mis padres a comer a casa y yo les puse un buen par de cervezas por delante, para que todo se lo tomasen con mucha más contentura

  • Bueno, pues ahora que estamos los tres tranquilos os tengo que dar una noticia. -A lo que tus padres se miran con cara de “a ver qué nos va a contar ésta ahora…”-.
    Os voy a dar tres opciones y elegís la que más os guste.
  • Venga, opción uno, que te vas a dar la vuelta al mundo durante un año.
    -Con esta respuesta es a ti a quien se le queda cara de idiota y de no saber qué tienes que hacer para poder sorprender-.
  • Bueno, vale, ponemos ésa como primera opción. Dos: Estoy embarazada y no sé quién es el padre.
    (Directamente, cara de horror de tus padres).
    Y tres, me han despedido y estoy en el paro.
  • Ajam. ¿Y cuándo te vas?

Y así es como te das cuenta de que has hecho el tonto preparando tu discurso para convencer a no sabes quién, porque al final todo el mundo sabe desde mucho antes que tú misma que algún día te acabarás yendo. Y te terminas la cerveza y te sientes feliz. Y todo, sin que a nadie le dé un infarto.

Share on FacebookTweet about this on TwitterGoogle+Pin on PinterestEmail to someone

9 comentarios en “Cómo decirlo en tu casa (y no matarlos de un infarto)

  1. Jabi

    Otra opción que suele dar resultado es exagerar la cifra la primera vez.

    – Mamá, me voy a dar la vuelta al mundo en bici durante 3 años.
    – ¿¿Qué me dices, hijo??
    – Perdón, ¿he dicho 3 años? ¡Qué tonto! Quería decir tan solo uno.

    Los resultados dependen de la madre, pero más o menos funciona =)

    ¡Un saludo!

    1. Marta

      ¡Hola Jabi! jejeje, sí, eso suele dar resultado también! 😉
      Aunque yo creo que al final le hemos dado ya tantos “disgustos” que se vuelven inmunes. Incluso se preocuparán el día que te quedes un poco más paradito…
      Un abrazo

    1. Marta

      jejeje…. fue tal cual. Aunque no la vi yo creo que lo mejor tuvo que ser mi cara cuando mi madre se me adelantó…
      Hoy ya se han acostumbrado y hasta les da igual estar semanas sin hablar… 😛

  2. Guiomar

    ¡A por todas! Ya sabes que te vamos a seguir de cerca. Disfruta a tope, ten cuidadito (mi faceta maternal no la puedo evitar) y vuelve cargadita de historias, personas, lugares, sensaciones… Eres una valiente por perseguir tu sueño y hacerlo realidad.
    Muchos, muchos besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>